Un coche de Rentacar no es un coche de Renting.

Parece lo mismo, pero no es igual, y es un dato muy importante cuando nos informan de la procedencia de un coche.

La diferencia es abismal.

El coche de Rentacar es aquel que se alquila a personas (pocas empresas) durante cortos periodos de tiempo, ese coche que retiramos del aeropuerto en vacaciones, esa furgoneta que usamos para esa mudanza, o ese coche que alquilamos mientras reparan el nuestro. Lo alquilan empresas a particulares durante poco tiempo.

Y el Renting son operaciones de alquiler a largo plazo, son un tipo de financiación que los bancos ofrecen a las empresas o autónomos en los que mediante el pago de una cuota completamente deducible, estas asumen todos los gastos de mantenimiento del coche además de su precio, se incluye seguro, reparaciones, mantenimiento, etc, todo menos el combustible.

Lo habitual es, Renting, asignado a un conductor habitual durante toda la duración del contrato, Rentacar, muchas personas en poco tiempo.

Así que aunque nos suene igual, que sepamos que no es lo mismo.

Podéis ver mi web.

O seguirnos en Facebook

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.