El coche limpio no es un coche nuevo.

Todos los productos que compramos, nos gusta verlos con un aspecto impecable, limpios, brillantes, incluso que huelan bien. Lamentablemente, a la hora de comprar un coche de segunda mano lo ideal sería poderlo ver antes de realizar su reacondicionamiento.

Un motor sin lavar nos permite observar posibles fugas y pérdidas, pero claro, llevo de polvo o con restos de grasa no resulta atractivo. Es mucho más vendible un motor limpio, que le haga al comprador asombrarse de su estado (exterior claro) y que exclame: » Pero si está nuevo «… a lo que yo suelo responder: » Nuevo no, limpio «.

Que no nos confundan con el brillo, que la manzana más brillante no es la que tiene mejor sabor.

Ya sabéis que podéis realizar cualquier consulta en mi Web

O seguirnos en Facebook

Saludosenbuenasmanos

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.