Hay que ver cuanto cariño se le llega a coger a un coche.

El Pajarito

Muchas veces me sonrío cuando veo que alguien me entrega su coche, se entristece, y no alcanzo a comprender, pero claro a todo cerdo le llega su San Martín.

Y esta vez me ha tocado, en muy pocas ocasiones a lo largo de mi vida he estado tan «vinculado» a un coche como con mi «Pajarito», y esa es otra, cuando un coche adquiere nombre propio la cosa peligra.

Casi 10 años de convivencia y de vivencias, todo lleno de buenos ratos y ni una mala experiencia. Muy buenos viajes recorriendo la Península y a un solo paso de llegar a cruzar el Estrecho, ese si hubiera sido un viaje memorable.

Pero bueno, ha llegado el momento en el que cada uno siga su camino. Sigue portándote también como hasta ahora.

Nuestra Web

Nuestro Facebook.

Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat