Los celos y el coche

Que culpa tendrá nuestro pobre coche de los desengaños amorosos.

No hay objeto más propenso a tener daño que nuestro querido coche, y más aun cuando tras una disputa las cosas no caban como debiera.

Esos arañazos hechos con llave, clavo u objetos punzantes varios, que nos recorren el coche de punta a punta, o esas dulces palabras escritas sobre el capó o la puerta. Son muestras inequívocas de alguien a quien se le ha hecho daño.Y nos quiere pagar con la misma moneda.

La verdad es que he visto coches de auténticos rompe corazones, quizás sea una forma de avisar de lo que le puede pasar al próximo/a.

Que malos son los celos.reparar_aranazoscoche

Nuestra Web

Nuestro Facebook

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat